Idenfíticate / Registro Inicio

Ruta 3: El mudéjar en la Comarca de Calamocha

 

EL MUDÉJAR EN LA COMARCA DE CALAMOCHA.

Las torres, iglesias y otros edificios mudéjares nos servirán de guía en nuestro ascenso por los ríos Pancrudo y Jiloca. Partiendo de San Martín del Río, iniciaremos un recorrido que nos llevará por diversos pueblos hasta las sierras de Cucalón y Fonfría.

San Martín del Río, al norte de la comarca, nos sirve para iniciar esta ruta. Al pueblo accedemos por la N-234, y el recibimiento no puede ser mejor: desde la parte baja del pueblo observaremos la iglesia, obra gótico-renacentista del siglo XVI y torre octogonal de ladrillo de estilo mudéjar. Es uno de los mejores ejemplos mudéjares de la provincia. Otros puntos de interésson las ermitas de San Francisco y la de la Virgen del Buen Reposo y el Ayuntamiento. En los alrededores existen diveresos yacimientos arqueológicos, entre ellos destacan el del cerro del Zorro y el del cerro Arrastrado. También en la localidad existe un Museo del Vino, con objetos antiguos de su crianza y elaboración.

Volviendo a la N-234 en dirección a Teruel, llegaremos hasta Báguena,una de las localidades más bonitas de la comarca. Durante los siglos XVI a XVIII, en pleno esplendor del pueblo, se construyeron en el mismo diversas casas palaciegas, entre las que destacan dos: la casa Lucías, con la fachada más larga de cuantas existen dentro de la arquitectura civil aragonesa y la casa Calvo, del siglo XVII. También son dignos de visitarse el Ayuntamiento, las ermitas de Santa Bárbara y la de la Virgen de los Dolores y , sobre todo, su iglesia parroquial de la Asunción, con otra notabilísima torre mudejar, de planta octogonal irregular y finalizada en una cúpula decorada con piezas de cerámica vidriada de diversos colores. Cualquiera en el pueblo nos indicará por donde ir al barranco del Arguilay, un espacio natural con nacimientos y saltos de agua de gran belleza.

A pocos kilómetros río arriba siguiendo la N-234, nos encontramos con nuestro siguiente destino: Burbáguena. Cuando se construyó su iglesia de Nuestra Señora de los ángeles, el barranco se implantaba ya en la zona, aunque el ultimo cuerpo de su torre todavía muestra orgulloso el sello mudéjar. Notables casas solariegas de estilo aragonés se construyeron en torno a la calle Mayor,entre ellas sobresalen la casa de Don Juan y Latorre, la de los condes de Villaverde, la casa de Badules o la del marqués de Montemuzo. También pueden visitarse diversas ermitas: la de San Pedro Mártir, la de San Bernabé y la de San Nicolás. En alguno de los barrancos que se encuentran próximos al pueblo, levantando la vista podremos observar cómo vuela el buitre leonado.

A dos kilómetros de Burbáguena por la misma N-234 llegaremos hasta Luco de Jiloca, lugar donde confluyen, muy cerca del magnífico puente romano y verdadero tesoro de la localidad, los ríos Jiloca y Pancrudo.

Lo mejor de Luco ( barrio de Calamocha), en cuanto a interés artístico se refiere, se concentra en torno a la plaza Mayor, una de las más bonitas de la comarca.. En ella conviven la Casa Grande, de estilo renacentista aragonés, el gótico palacio rectoral y otros edificios de interés artístico. La iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, del siglo XVI, se sitúa al otro lado de la carreteraq a orillas de la vega del río Jiloca.

Para llegar a nuestro siguiente punto de interés, Lechago, otro de los barrios de Calamocha, deberemos tomar un desvío de la N-234, en un cruce próximo al puente romano de Luco , y cogeremos la carretera comarcal que nos conducirá por la ribera del río Pancrudo hasta Lechago, localidad que nos reencontrará con elo mudéjar. El sello mudéjar aparece en el cuerpo superior de la torre octogonal y de ladrillo, pequeña pero valiosa, de la iglesia barroca de Santo Domingo de Silos. No debemos olvidarnos de ver el lavadero y la fuente del siglo XVI situados ambos detras del edificio parroquial. Saliendo del casco urbano, siguiendo la rambla de Cuencabuena, ascenderemos hasta el cerro que ocupa la ermita de San Jorge, desde donde obtendremos unas magníficas vistas de la población y su entorno. Tienen también interés la ermita del Cristo de la Agonía, el Castillejo y el barranco de El Regajo.

De nuevo por la carretera comarcal, siguiendo el río Pancrudo hacia arriba, llegaremos a otro barrio de Calamocha: Navarrete del Río. La torre mudéjar de Navarrete, construida a finales del siglo XVI, es conocida por ser la primera que incluye elementos cristianos en su decoración ( cruces latinas y de calvario). La iglesia barroca de la Asunción de Nuestra Señora, obra barroca, guarda en su interior varios retablos de este mismo estilo de gran valor artístico. Son dignos de visitarse la casa Bernad, la ermita de Santa Margarita y, ya en el exterior del pueblo, el sabinar de Navarrete o el yacimiento de alabastro.

Poco más allá, siguiendo la carretera comarcal, nos desviaremos a nuestra izquierda en dirección a otro de los numerosos barrios de Calamocha: Cutanda.Todavía se conservan en la localidad restos de lo que fuera una torre del Homenaje sobre el cerro que domina el casco urbano y que habrían formado parte de un imponente castillo. El pueblo nos ofrece, además, su hermosa iglesia barroca de la Asunción y una ermita tardogótica, la de San Juan Bautista, que conserva en su interior un interesante retablo del mismo estilo. Resulta interesante acercarse a contemplar el sabinar de Fuente Estud y la Mesa de Interpretación del Paisaje que existe en el cruce de carreteras entre Cutanda y Navarrete del Río.

Alejándonos algo más, por este camino de la carretera comarcal , nos acercamos hasta Olalla,que también es barrio de Calamocha. Posiblemente la torre de la iglesia antigua de Olalla, mudéjar, es la más espectacular y de mayor calidad de la comarca. También son dignas de visitarse la iglesia parroquial de Santa Eulalia, renacentista del siglo XVII, la ermita de San Ramón Nonato y la de la Virgen de la Pelarda, así como diversas casas solariegas dispersas por el casco urbano. El sabinar de Olalla, a las afueras del pueblo, debió formar parte, junto al de Cutanda, de un antiguo bosque de esta especie y resulta interesante su visita, como lo es también acercarse, en un paseo de unas tres horas, a la sierra de la Pelarda, en cuyo camino se encuentra la ermita de la Virgen del mismo nombre. Para llegar a dicha sierra, tomaremos camino en dirección a Fonfría y, a unos diez kilómetros de Olalla, nos desviaremos y cogeremos una senda para seguir a pie hasta la sierra por el barranco de Riera.

Regresando nuevamente a la carretera comarcal de Navarrete del Río, continuaremos viaje hacia la derecha en dirección a Barrachina. Situada a orillas del río Pancrudo , la localidad ofrece al visitante su iglesia parroquial de la Asunción, edificio barroco del siglo XVII, la Casa Consistorial o la ermita de San Ramón, del siglo XIX. Además, en fechas recientes, se está trabajando en un área recreativa, en el paraje denominado " Barbacán", donde se pretende crear un centro de recreo y ocio con alojamiento y restaurante.

Dejando atrás Barrachina, nos dirigimos a nuestro último destino en esta ruta: Godos . La torre mudéjar de la iglesia parroquial de Santa Elena ( tardorenacentista y barroca), se divisa desde unos kilómetros antes de llegar al municipio. Esta consta de cuatro cuerpos, de las cuales los tres superiores , octogonales, son de ladrillo ahuecado en tramos por arcos de medio punto. También resulta interesante observar la torre defensiva cilíndrica, prácticamente adosada a la iglesia y que data del siglo XIV, siendo el único vestigio que queda del antiguo castillo de Godos. Otros puntos de interés son el Ayuntamiento y la casa solariega que se encuentra próxima al mismo.

 

BLANCAS 2012 · Página oficial de la Comisión de Fiestas



Copyright © Comisión de Fiestas de Blancas 2012
Todos los derechos reservados · Aviso Legal